domingo, 8 de julio de 2018

Cuadro cascada de Mandalas


Quería realizar un cuadro para el comedor de mi casa
Un cuadro que contenga los mismos colores de la pared para que no contraste demasiado y además que contenga mandalas.
Y se me ocurrió realizar una mezcla de ellos, de distinto color, tamaño y forma.
Me guié en un comienzo con stenciles o plantillas de mandalas y sobre ellos fui creando
en forma libre a medida que surgía el dibujo 









MATERIALES:
Bastidor
Papel de seda, cola vinílica
Pinceles, esponja, gibre
Látex de pared, pinturas acrílicas, mangas de repostería
Acrílicos dorado, cobre, blanco nacarado


Partí de un bastidor usado, con intención de reciclarlo. Su tamaño es de 1 m x 60 cm y en lugar de pintarlo de blanco le apliqué una capa de papel de seda pegado con cola vinílica a la que le agregué un poco de pintura acrílica blanca  y dejé intencionalmente que se noten las arrugas del papel.









Como color de fondo utilicé el mismo latex con el que se pintó la pared, le apliqué una mano generosa con un pincel a toda la tela y a sus bordes, y se puede observar ahora las arrugas del papel.







Coloqué en éste recipiente la misma pintura de fondo, en ésta bandeja un poco de pintura acrílica de color negro y este otro es un latex con el cual esta pintada la pared opuesta y que pertenece a la misma gama del rojo.






Para este segundo paso emplee una esponja que mojé en la pintura de fondo y presioné descargando sobre la tela.






Mezclé con un pincel el acrílico negro con la pintura roja y con un pincel hice manchones sobre la pintura recién colocada y la volví a frotar con la esponja. Realicé esta tarea hasta que obtuve el color deseado.








Hice lo mismo con la pintura más clara, manchones con un pincel y nuevamente pasé la esponja para suavizarlos.







Estos claros y oscuros los iba decidiendo en el momento, incluso seguí pintando con la esponja, agregando más oscuros en los extremos y más claros en los centros, teniendo en cuenta la posición que tendrá el cuadro terminado.

Esto es a gusto de cada uno. Se va trabajando mientras las pinturas están aún húmedas.




También con un poco de gibre dorado que esparcí  por encima.






Como había dicho utilicé plantillas de mandalas que pinté dispersos por toda la tela.

Para eso corté pedacitos de esponja y con pintura acrílica dorada comencé aplicando sobre la plantilla que había ubicado en uno de los extremos superiores, realicé una mitad lo deje secar un poco, ubiqué nuevamente la plantilla e hice la otra mitad igual.






Con un color claro pinté debajo un mandala más pequeño



Cada tanto es bueno separarse del cuadro y observarlo para decidir el próximo paso.

Yo no tenía nada tenía decidido, todo surgía en el momento, los colores, la distancia, los motivos.
Como pueden ver trabajé con muy pocas plantillas que iba corriendo por la tela.



Mi interés en hacer esto era tener una guía para la decoración posterior. 


Todo el bastidor quedó completo de mandalas, de distintos colores y formas, algunos enteros otros en partes, incluso algunas imágenes superpuestas.




Una vez que tenía las ubicaciones definí los dibujos con pintura acrílica usada como dimensional. 


Como usar pintura acrílica como pasta dimensional


Si no quieren usar la manga pueden emplear los dimensionales comprados o pintura acrílica aplicada con un pincel.



Como solo tenía las líneas principales debía crear otros rellenos, algunos invendados en el momento y otros copiados de mandalas de internet.



A algunos les realicé marcas sobre la pintura de la plantilla para que me fuese más fácil seguir el diseño, pero lo decidí en el momento.




A partir de aquí todo es creación, a medida que surge, sin limitaciones, solo creando.
las pinturas acrílicas que emplee son dorados, cobre y blanco nacarado.



Además de la combinación entre ellos para dar lugar a nuevos colores brillantes, siempre aplicados con la manga.




Tengan cuidado ya que me ha pasado de apoyar sin querer la mano y se me manchó, por eso puede ser buena idea hacer una parte, dejar secar, hacer otra o dejar para rellenar al final cuando todo esté seco.




Pueden ir completando con arabescos, puntos, ondas. Pueden agregar más brillo.
Algunos mandalas se distinguen más, otros menos , otros pasan desapercibidos y esa era mi idea final, sin estructura y lo que salga.



Incluso, cuando pensamos que ya está terminado, luego de seco podemos realizarle algún otro detalle o intensificarlo.
Les dejo la idea, pueden partir de aquí y crear con otros colores recuerden que no hay límites en la imaginación.








0 comentarios :

Publicar un comentario