domingo, 5 de abril de 2015

Piedras de Jardín

Cada vez que voy a algún lugar a donde hay piedras no puedo resistir la tentación de traerme unas cuantas. Éstas son de la Provincia de Mendoza, cerca de San Rafael, lugar en donde estuvimos este verano.
Las hay de todos colores y formas, esto nos da una idea de que provienen de lugares distintos y que han pasado muchísimos años de andar rodando por los ríos lo que ha provocado un desgaste de su superficie.


Y así como son de hermosas, pensé en mantener los colores porque cuando están secas son opacas y no muestran todo su esplendor. 

Primero un buen baño, con agua sola, para sacar la tierra.
Luego las deje secar sobre un paño, al aire libre. 
Una vez secas de ambos lados las coloque sobre un periódico y las rocie con esmalte incoloro en aerosol, dejando secar y aplicándolo de ambas caras.


Después de rociadas, es necesario mover las piedras a medida que se secan para que no se peguen al papel.

Si se quiere se pueden dar dos manos de pintura en aerosol para resaltar aún más los colores. 
Después adornan cualquier maseta en las que las coloquemos.

2 comentarios :

  1. muchas gracias, me diste una gran idea para resaltar el color de mis piedras.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Carmen por tu amable comentario

    ResponderEliminar